Poesía

Confianza

 

Entre una grieta y otra

como arena resbalo

Algo de mi esencia

queda en la herida

Como torrente me precipito

hacia lo extraño

y tal vez

esperado

GRACIELA ENRICO (2011)

 

Abrir

 

Ato y desato

palomas blancas

claros de luna

vendavales

En mi anidan

ninfas, vestales

centauros

Al abrirme         

ellos escapan

dejan escarcha

niebla, rocío

lágrimas

GRACIELA ENRICO (2011)

Mi hombre

Tus manos me acarician,
me descubren, me vuelan.
Caigo en lo profundo,
donde todo se mezcla,
la risa con el llanto,
el sol con las tinieblas,
Lo bueno con lo malo.

Yo renazco en vos
y tu renaces en mi
con las pieles diluidas,
con ojos encontrados,
con amplias libertades,
con nuevos horizontes
donde volar más alto
vos y yo entrelazados.
y a la vez separados
por un río de vida,
por un canto de pájaros
que nos junta y aleja
que nos lleva hacia lo alto
donde la vida fluye
hacia un mar cercano.

GRACIELA ENRICO (2003)


DIANA

Una música en la ronda,
una poesía en el alma
y una dorada tibieza
detrás de cada mirada.

Las manos con gran ternura
abren las puertas del alma,
la libertad se olfatea
se vive en cada pisada.

El ritmo se enseñorea,
él es quien ordena y manda,
manda tirar las caretas,
las armaduras, las lanzas.

Ser vulnerables no asusta,
la desnudez no espanta,
ser uno mismo no es lujo,
es alegría en cascada

Que corre por pies ligeros,
que sube por manos claras
y se torna remolino
que a todos entrelaza

GRACIELA ENRICO  (2003)


Mi guarida

En un rincón del alma
donde la noche aclara
con una dulce tibieza
con susurro de música
con un batir de alas

Allí me escondo del mundo
de la guerra, la incomprensión,
la violencia y el hambre
allí la tristeza no me halla

Me siento contenida
por mil manos amigas
me siento consolada
y también adulada.

Me colmo de sonrisas,
de brisas rumorosas;
es mi pequeño espacio
es mi mundo privado.

Es mi lugar cerrado
protegido, dorado.
de pronto me sorprendo
me asusto y me agito.

Las puertas se han abierto
puede que todo huya,
puede que lo invadan
puede que un viento fuerte
lo inunde y lo destruya.

Estoy paralizada,
las puertas se han abierto
y yo me siento expuesta,
o tal vez, liberada

GRACIELA ENRICO (2003).


El Espejo

Me miro en el espejo,
me observo y me descubro
con mil rostros distintos,
con muchas expresiones.

Algunos miran tiernos,
otros muy distraídos,
algunos se me acercan
otros, huyen despavoridos.

Hay uno muy pequeño
que no quiere ser visto,
que sufre y se acongoja,
se siente no querido.

Hay rostros que contienen,
hay otros que acunan,
muchos hay que se ríen,
que bailan, que disfrutan.

Hay uno poderoso,
que miente, que engaña,
que odia y quiere venganza,
Ese, no quiero que sea visto.

Es raro que aquí adentro
convivan todos juntos,
los veo en el espejo
y me cuesta creerlo.

De pronto, los abrazo,
les susurro bajito:
Yo no puedo negarlos,
porque están dentro mío.

GRACIELA ENRICO (2003)

 

Hola este poema surgió de la danza con  las manos del martes pasado.

Un abrazo Graciela

      MANOS

 

Envuelven cuevas invisibles

viejas cavernas de cristal, de madera,

se deslizan entre luces y sombras

hablan con música de carillones

se desploman en el ardor del cielo

Moviéndose entre abismos

con ropaje de ternura,

crean

mares agitados por continuos nacimientos

vientos con alegría del trabajo nuevo

cortejos en túnicas rojas

leyendas que evolucionan en ideales

Estas manos

nos devolverán a la región

de donde vienen los sueños

Graciela Enrico (2008)

Gracias a todos los que participaron de nuestro Minotauro (aunque no hayan ido a Cabalango).

Un pichoncito de poesía se arrimó al nido y dijo:

 

Me asomo a tus ojos
y caigo
en un abismo luminoso
de cariño sin fondo
Siento tu mano
la red se extiende
bajo mi cuerpo
Me hundo
profundo
en la blancura de tu amor
sin límites
Renazco salvaje
húmedo de vida
a galopar la alegría
por la pradera de tu piel
Un rayo ilumina la blancura
un abrazo poderoso
Las gotas del rocío
ablandan despacito mi corteza
vuelto semilla
renazco en árbol frondoso
ofreciéndote mis frutos
ofreciéndote mi voz
para cantar amor
Comparto este salto infinito
de placer y alegría
de lágrimas sabrosas
De fe en la fuerza
de la caricia,
de la música
la danza
el grupo
Tu mirada
me da cobijo
 

Gracias, muchas gracias, muchas muchas gracias
GUSTAVO CARRANZA 2010

 

Del grupo de Diana

Sábado de plenitud

Sabíamos que podía ser algo hermoso pero nunca imaginamos que tanto…

Tocó un día de calor bochornoso, calor total, y nosotros en la pileta cubierta: agua caliente. Pero nadie dijo nada y la clase se hizo igual. Ese calor preparaba la lluvia que ahora suena ahí en el patio, ahora que ya son las once  … de la noche de este mismo sábado 26.

Sentir la plenitud. Vivenciar juntos  esa totalidad. En un momento, de a cuatro. Los cuatro entonces, como uno solo.

Otro momento: el de ENTRAR al agua, una ceremonia que vivimos de la mano de Diana ayudándonos  a introducirnos en la pileta, luego del trencito increíble que armamos al borde. Desde la música, siempre desde la música compañera.

Sentir más a los otros que a uno mismo.

Biodanza en el agua. Una manera de conocer el infinito.

 

 

Risas y sonrisas

De muchos compañeros, recuerda uno la risa o la sonrisa. Pero haciendo historia, remontándonos al grupo primero, o uno de los primeros, aparecen evidentes los rostros de Alicia, de Claribel, de Hugo, de Amina, de Pierre. Aparece clara la risa de Claribel. Su risa y su sonrisa. Aparecen las ondulaciones de Mirtha, del cabello de Mirtha. La mirada profunda de Amina, la calidez de la mano de Pierre. Pasadas de Cristina, la  larguísima y rubia cabellera de Hugo, abrazos de Cecilia,  de Norma, la cantarina risa de Diana, mimos de todos, de los nombres que de a poco irán surgiendo en el recuerdo.

Pero aquél risas y sonrisas del subtítulo era para recordarla a ella, a Claribel, a sus rulos suaves y su querida claridad de alma. Claribel irradiaba claridad. Y así surge en esta historia mínima, iluminando a los compañeros, alumbrando, quemando…

 

Para vos, querida Claribel,

Todas estas ¨historias mínimas¨.

 

 

Con todo cariño

Marta Bruno

Soy en esta mismidad
que se empecina
en ser yo
el que cambia
y se transforma
y en cada giro
de esa mutación
me voy diciendo:
soy el que soy
sin importar
cuánto giro
o transfiguro
en esto de rotar
sobre mi eje
y en torno a otros
que me devuelven
imágenes de mí
que conozco
y desconozco
como una forma
de explorar
la otredad
que también soy yo
y a pesar de tantos reflejos
asonancias y consonancias
vuelvo siempre
a zonas de mí
donde aún no soy yo
para serme
en ese punto
donde me abismo
de no ser yo
proyectado en los otros
en Dios y el universo
para renacer
multiplicado
en la magmática soledad
de ser más yo mismo
que nunca
sabiéndome
en todos y en ninguno.

Rafael Roldán (2008)

DIA,LUZ…

DE COLORES SON MIS PENSAMIENTOS.

DIA ¡LLEGASTE! CON MULTIPLES ESPERANZAS, CON ALEGRIA Y CON VIDA.

HE PASADO MI VIDA COMO EN UN SIGNO DE PREGUNTA…

HOY ENCUENTRO  RESPUESTAS EN AQUELLOS RECUERDOS, Y SALIDAS A MIS NOSTALGIAS GASTADAS POR LA EROSION DEL PASO DE TIEMPO.

REPASE MIL VECES Y SE QUE SI APRENDI.

MIRO MI ALMA Y LA ENCUENTRO.

SACUDO MI SER Y CAEN DESTELLOS DE LUZ, DE ALEGRIA, DE AMOR.

¡HAY TANTAS COSAS NUEVAS!

HAY FUTURO.

HAY ESPERANZAS QUE RONDAN LOS MARES DE MI SER.

HAY FANTASMAS ROJOS, AMARILLOS Y VIOLETAS EN EL NUEVO ARMARIO DE MI VIDA.

NO MAS NOCHES GASTADAS EN LAGRIMAS SIN SENTIDO.

NO MAS ANGUSTIAS DESECHANDO MI EXISTENCIA EN BOTES DE BASURA.

NO MAS VIDAS NO VIVIDAS.

NO MAS MUERTES NO SEPULTADAS.

NO MAS ALEGRIAS RENEGADAS A TRISTEZAS ESCARVADAS.

NO MAS CORAZON REPLETO DE AGUJEROS POR DONDE SE ESCAPEN LAS ILUSINES Y LOS DESEOS MAS ESPERADOS.

MUCHA FUERZA…

MUCHAS MANOS…

MUCHA RISA…

MUCHO CORAZON…

MUCHA PALABRA…

Y MUCHO AMOR..                                              

 

MARIA EUGENIA PEREZ (2003)
 

Tuvo mi madre tres años de escuela

y casa con plata en ciudad pequeña.

 

Tuvo también un moño en el pelo

y un delantal para ir al colegio.

 

Todo pagado con hacer compañía

a un matrimonio de viejos sin hijas

 

que un día quisieron quedarse con ella

y darle un estudio que la haga maestra.

 

A cambio del olvido de mi abuela.

 

Mi abuelo no quiso romper la familia.

Y gracias a eso mi madre fue mía.

Juan Carlos Rogna

 

Tengo que aprender a no apurarme.
En el instante esta la vida si la apuro se me escapa.
Caminar pisando la tierra en cada instante.
Caminar volando por el aire en cada instante.

Volar muy lejos sin perder la tierra.
Pisar la tierra sin perder las ALAS.
¡VIVENCIAS!

Anita Córdoba

Em meio a um turbilhão
Os teus olhos procuro
Assim, meio inseguro
Me lanço no escuro
E penetro teu mundo.
Ao mesmo tempo que sinto
Meu mundo descortinado
Por você penetrado.
Instantes eternos
Aos poucos
Revelo…Desvelo
E num encontro singelo
Te sinto tão perto…
Tão lindo…tão belo…
Tão humano…
Tão igual…Tão diferente…
Te sinto gente…
Me sinto gente…
E o vazio num instante se enche
De ternura…de amor…
E de humanidade!

Leila Maria Augusta de Almeida.