Como comenzó la Biodanza en Córdoba…..

Una amiga del alma “Claribel” viajo por Perú en los 80…..
Enamoro allí con un brasilero llamado Paulo Andrade… (de quien nunca más supe)…
Él vino a visitarla luego a Argentina…
Vinieron a parar unos días a casa en la ciudad de “La Falda”.
Era “extraño”… bonito… flaco como a la moda de aquel entonces. Contó que de la TV…le gustaban las publicidades….y que hacía Biodanza…

-Que es eso????

-Algo que se trabaja la sexualidad….y …

Y ya no seguimos escuchando muy tranquilas .
Pregunto si queríamos una clase….
Obvio que dijimos que sí disimulando el susto a lo desconocido…
Eran los 80…terminando la dictadura…
Todos los que estábamos en algún nido… guardados… escondidos… asustados…. esperando…. sosteniendo… resistiendo… reconstruyendo….
Teníamos ganas de salir al patio a reencontrarnos, decirnos acá estamos.
Así fue que uno a uno nos fuimos convocando…invitando… animando….
Y nos llamamos uno a uno…….con Clelia Romanutti que invitó a su gente de expresión corporal…. a Armando y Delia Ruiz que invitó a su gente de Tai Chi y plástica….a Graciela Sosa que invitó a su gente de la Bioenergética… y vinieron también desde el teatro y desde la educación por el arte…
Sin darnos cuentas en un rato nos juntamos 150 personas en “Union y Fratelanza” lugar que ahora es el Cine Club Municipal…y este ser “Paulo”…que no era profe…que sólo tenía un cassette … y era biodancero… nos dio una clase larga, intensa y fundante en aquella ciudad despertando ganas de vida…..
De la clase que nos dio tan intensa, salieron voluntades dispares…aquellos que no quisieron saber más nada con tal disciplina… y los otros… que nos enamoramos de esta posibilidad de poner en movimiento y poesía aquello que necesitábamos decirnos de la vida….
Y entonces comenzamos a buscar… por distintas latitudes profe que viniera a Córdoba…una vez al mes…y buscando buscando conseguimos generar esta instancia aquí…con continuidad y construimos redes que hoy siguen dando frutos.

Gracias Claribel por tu amor siempre multiplicador…
Gracias Paulo por tu inocente, transparente y llana generosidad…
Gracias cómplices de vida por sumar sus grupos en voluntades comunes…
Gracias cómplices por hacer posibles rondas de vida.
Gracias Rolando por brindar tu vuelo de amor que hoy tomamos en propias manos.