Acaríciame el alma.

Sedúcela.

Dale de beber

de tu agua.

Hechízala.

Entrégale la luz

de tu mirada.

Y cuando

estés seguro

de tenerla,

¡déjala

libre

para estrenar

sus alas!.


JULIA GUZMAN
(2004)